ARTE

Te doy la bienvenida a una parte de mí. La de colores, texturas y trazos salvajes.

Aquí encontrarás una muestra de algunas de las obras realizadas por encargo o de colección propia. Si quieres una obra de arte personalizada del estilo de las que ves en esta página o de cualquier otra idea que tengas en mente para dar personalidad a cualquier espacio, no dudes en contactarme vía e-mail a hola@laurabril.com, a través de mensaje privado por Instagram o rellenando el formulario que encontrarás más abajo.

Si quieres adquirir algunas de las obras en catálogo disponible, te invito a pasar por la tienda online. 

Obras en lienzo o tabla

→Pincha en cada imagen para verla completa

Láminas

→Pincha en cada imagen para verla completa.

→Los originales no están disponibles, pero puedes adquirir réplicas de alta calidad de algunas de estas láminas en la tienda online o escribiendo a hola@laurabril.com.

Si quieres una obra personalizada o adquirir alguna de las que ya no estén disponibles en la tienda, te animo a pedir información, sin compromiso, a través del siguiente formulario

Protección de datos

10 + 8 =

Si lo prefieres,también puedes contactarme por mensaje privado en Instagram

Si te apetece conocer qué me mueve y remueve por dentro cuando pinto, te invito a leer el siguiente manifiesto, que está vivo e irá evolucionando con mi obra…

Podría hablar de mi obra en tercera persona, pero no me quiero apartar a un lado para mostrarte un recorrido aséptico de mi trayectoria, estilo, técnicas, formatos o temáticas recurrentes.

Mi arte no se entiende huérfano de la primera persona que lo hace posible.

Por eso quiero contarte que casi toda mi creación artística es una prolongación de mis inquietudes internas, que no por propias son menos universales. Abstracción, conceptualismo, expresionismo y arte intuitivo o emocional se conjugan de forma elevada o bien muy anclada a tierra. De andar por casa. Sin complejos.

Algunos de esos universos se alojan en papel, otros en lienzo o tabla, los más impacientes en fotografía digital y los menos pudorosos en vídeo, collage o cualquier soporte que se preste a mis “explorimentos”.

Pero también hay parte de mi obra a la que se accede a través de rutas compartidas que me llevan a lugares ajenos: los encargos personalizados, en los que canalizo vuestras ideas y sentires a través de mis propios cauces.

Es tal vez un modo más artificioso de creación, no tan pura ni tan de mis confines para dentro, pero igual de necesaria como forma de diálogo nutritivo y, desde luego, como sostén económico para seguir creando aquello que no busca la aprobación del mercado, sino la trascendencia.

Sí, no me escondo. Pretendo que lo que me sale del puño no solo sean objetos decorativos que pasen de moda, sino que en el futuro sean puntos de partida para entablar conversaciones en todos esos lenguajes que no podemos expresar con palabras.

Es cierto que apuesto más por la espontaneidad creativa que por la planificación consciente de un resultado concreto; lo saco y observo, no al revés. Y disfruto cada latido que me impulsa durante el proceso, aunque la obra final muera en un cajón desangrada o se destruya por el camino.

Por encima de todo respeto mis momentos de inspiración, mis tiempos y mi energía cíclica disponible, por lo que no me seduce crear obras en masa ni repetir técnicas o estilo hasta quedarme seca. Aunque respeto a quien lo hace y admiro sus cuentas corrientes y portafolios armónicos. Juro que no es ironía.

Pero yo soy voluble. Y no siempre llevo dentro los mismos trazos ni las mismas (des)composiciones. La eterna disyuntiva entre que te compren lo que haces y hacer lo que sabes que vende (aunque te asfixie la rutina, por muy colorida que sea).

Y en este crear anárquico me convierto en los colores que se desbordan en los confines de cada lienzo en el arte fluido. Pero también me reconozco en la contención monocromática de un par de trazos negros. A veces soy carne de texturas que dan volumen y cuerpo a todas mis voces y, de forma tímida, me atrevo con manos alzadas y garabatos o collages que demuestran lo difusas que son algunas de mis líneas.

Pero con todo y contra todo, no renuncio a mostrar esta amalgama, pues es la pasta de la que estoy hecha.

Así es mi arte. Como yo. Ecléctico por (in)definición.