Perdón por el desorden. He salido corriendo de un papel cuadriculado y me has pillado con lo puesto. O lo no puesto. Desnuda. Sin etiquetas, guantes ni mascarilla. Con la boca al aire para sanar las heridas de silencio y los dedos sin látex para crear desde mi propia piel. 

Te confieso que cuando tengo sed bebo de todas las fuentes. A veces cristalinas, otras turbias. Pero siempre frescas. No me gusta el agua estancada que no corre ni se filtra. Ni cala. Y yo quiero calar. Calarte. Al menos humedecer tu curiosidad para que brote el asombro y no te crezcan hongos de masdelomismo.

Esto es un espacio ecléctico de explorimentación artística, literaria y cosas de sentipensar. Sí, lo sé; un totum revolutum que me atrapa como un agujero supermasivo que no siempre es negro ni redondo. Es poliédrico. Como yo. Porque tengo muchas caras, pero ninguna es dura. Lo que ves es lo que hay, aunque hay más al fondo. Asómate al Agujero y déjate caer. Prometo recibirte con los pulmones abiertos para insuflarte aire fresco o hacerte cómplice de mis ventoleras.

Laura Abril.2021

 

Si quieres dejarte caer en el Agujero solo necesitas tu nombre, correo electrónico y cerrar los ojos. Es gratis y podrás salir cuando quieras por el link de emergencia.

También puedes encontrarme enredada en los siguientes universos virtuales